Lecciones aprendidas en Cuarentena
Cierre de semestre y planes para el próximo

  Tiempo de Lectura: 3'

Ya estamos a mitad de año y para quienes nos encanta planificar y proyectar, este año nos dió vuelta al tablero.


En situaciones de tanta incertidumbre, hay elementos que exponenciaron su presencia. En mi caso, quiero contarles de tres factores que analizándolos en perspectiva me permitieron concientizar y capitalizar las lecciones para próximas planificaciones:

  1. La emocionalidad juega un factor importante, el cual al reconocerlo nos permitirá abstraerlo antes de tomar decisiones.

  2. No siempre hay ganas de hacer, hay que encontrar el equilibrio de estar en casa y trazarse objetivos que no involucren las 24hs del tiempo. Al principio, como el tiempo de desplazamiento y otros factores de inversión de tiempo desaparecían en cuarentena, tomé tal cual ese tiempo y me propuse aplicarlo en distintas actividades. Eventualmente, estaba mucho más agotada y poco creativa. Entendí que el tiempo de distensión que dejaba de tener en cuarentena con salidas de amig@s, si lo reemplazaba solo con actividades de trabajo mis índices de desarrollo creativo iban a seguir bajando y luego cuando eligiese descansar, retomar iba a ser más difícil.

  3. La revisión, ajuste y proyección de objetivos no puede perderse. En una etapa de la cuarentena, sentía que no servía de nada proyectar, porque luego esa proyección era muy poco probable que la fuese a alcanzar y me iba a frustrar. Cómo es un hábito, a la semana de esa resignación quise volver a probar, pero esa proyección que haría no sería sobre los mismos indicadores, ya que su volatilidad era lo que me impedía definir una proyección. Construí nuevos indicadores. Para ello identifiqué cuál era el factor que aumentaba la incertidumbre. En mi caso, fue la volatilidad en los ingresos, era muy alta para establecerlo como variable. En su lugar apliqué otra que era particular a esta coyuntura. Resulta que la disponibilidad de tiempo se había estabilizado considerablemente. En ese sentido, establecí objetivos en los que el tiempo fuese el factor principal para alcanzarlos exitosamente. Estos objetivos no me los había planteado antes porque no había tenido un escenario así. Por suerte, al cierre de esos objetivos, con la evaluación de este pasado 30 de junio, los resultados fueron gratamente los esperados :)

Con estas tres lecciones aprendidas, definí nuevos objetivos en función a variables que estimo se mantendrán estables en los próximos dos meses y cada bimestre espero verificar si debo o no hacer ajustes al respecto. 

Y a ti, ¿Cómo te fue en el cierre de semestre? ¿Quisieras compartirme tu experiencia? De ser así, ¡no dudes en escribirme!

Por Yerimar Noguera



Compartir

Gestión del Presupuesto
3 aspectos clave para escenarios desfavorables